La verificación de la información no financiera


El pasado 28 de diciembre de 2018 se aprobó la Ley 11/2018, que obliga a determinadas empresas a preparar y entregar un informe sobre cuestiones no financieras en los primeros meses del año; por lo que es posible que aún muchas empresas no sepan que están obligadas a presentar dicho documento. En este artículo te explicamos en qué consiste este informe, qué tipo de empresas están obligadas a presentarlo, y cómo llevarlo a cabo.


¿En qué consiste?


El informe acerca de la información no financiera de las empresas exigido por la administración debe incluir una serie de datos acerca de la empresa que no son del ámbito económico, como la información ambiental, social, relativa al personal, el respeto de los derechos humanos, la lucha contra la corrupción y el soborno, e información sobre la propia sociedad. Si bien algunas de estas exigencias pueden verse reflejadas de forma específica en otros procedimientos ya existentes ( GRI, EMAS, etc.), la nueva ley contempla incluir todas ellas en un único informe, cuya información ha de ser verificada por un prestador independiente de servicios de verificación.



¿Cuándo hacerlo?


La Ley 11/2018 se aprobó el 28 de diciembre y entró en vigor de manera inmediata, estableciendo su obligado cumplimiento. Esto implica que, en los primeros meses de 2019 el informe debe estar redactado, aprobado por la Junta de Accionistas de la empresa, firmado por el Consejo de Administración y, finalmente, verificado de manera independiente por un prestador de servicios de verificación.

Redactar y aprobar estos informes lleva tiempo. Este factor, unido a la obligatoriedad de pasar por la Junta de Accionistas, hace que muchas empresas ya hayan comenzado a preparar su informe durante el mes de febrero.

¿Cómo verificarlo?


El contenido del estado de información no financiera de las empresas debe ser verificado por un verificador independiente. AENOR, que cuenta con una sólida experiencia en verificaciones de las referencias que indica la Ley 11/2018 (GRI, EMAS, etc.), no participa en procesos anteriores a la verificación del reporte, por ejemplo, su preparación. Además de cumplir con la exigencia de independencia que establece la ley para verificar el informe, AENOR pone a disposición de las empresas todos los recursos necesarios para recopilar y presentar la información no financiera de acuerdo a la normativa.



¿Por dónde empezar?


En la web de AENOR podrás encontrar la relación de requisitos de las empresas que están obligadas a presentar el informe, y, desde allí mismo, podrás solicitar más información al respecto. Además se ofrece un curso bonificable en el que, a lo largo de una única jornada presencial, se formará a los asistentes sobre cómo elaborar una memoria de información no financiera que cumpla con los requisitos de la ley.


 La clave está en saber contar con la ayuda adecuada para ponerse al día. ¿Estás preparado?